De la radio de hoy, a la radio del mañana

De la radio de hoy, a la radio del mañana

En el día mundial de la radio, imagino cómo será la radio del mañana.

En el mundo están ocurriendo cosas impresionantes. Estamos asistiendo con asombro y también, por qué no reconocerlo, con cierto vértigo, a una transformación exponencial impulsada por la innovación, la tecnología y robotización. La radio no es ajena a ello, y se enfrenta a grandes cambios.

Se abren interrogantes que admiten distintos vaticinios, que generan muchas veces opiniones enfrentadas. Por ejemplo, cito a las muchas horas, artículos y reuniones que suscita el tema del DAB y DAB+ en muchos entornos de la radio, tecnologías que son de facto la historia de un fracaso, y que a mi juicio no tienen futuro, entre otras razones porque todo el crecimiento de la radio está directamente vinculado a la radio online, incluso en los países con implementación y uso de DAB avanzado.

Este año destacamos que ya ha habido un primer país que ha “apagado” la radio analógica: Noruega. Muchos se han echado las manos a la cabeza, y sin entrar en esa discusión de lleno, simplemente señalo que es un movimiento ya imparable. Tan pronto como el acceso a Internet sea de facto un derecho básico, del todo universal y garantizado, veremos esta iniciativa implementada en el resto de países, la cuestión es sólo cuando.

Disfrutaremos en un futuro muy cercano de una radio interactiva. Estará presente en nuestras vidas casi sin notarlo, interactuando mediante la voz con el contenido que deseamos a través de cualquier dispositivo conectado, que serán muchísimos más -de hecho, casi todo estará conectado-.

Modificaremos la creatividad y producción de programas, que se configurarán como píldoras personalizables para ofrecer sólo lo que interesa a cada oyente. La publicidad será personal. La radio será más cercana, diversa y social, compartiremos cada vez más contenidos audio en redes sociales y se debatirá sobre estos con voz.

En tan sólo 2 años está previsto que las audiencias de la radio online superen a las de la radio analógica, en ese momento, es probable que la radio online pierda su apellido para ser pura y simplemente la radio.

La historia de la radio es la del medio más cercano, la que nos informa y entretiene con un grado de intimidad mágico. Es nuestra amiga, nuestra amante, también es fuente de opinión, de lazos compartidos sobre temáticas comunes, de fantasía, es nuestra cómplice. La radio llegó para quedarse, no importa cuántas veces se augure su desaparición, lo que hace es transformarse, perfeccionarse, engrandecerse. La radio estará allí cuando ya no estemos, más grande que nunca, más cercana y evolucionará como un diálogo, perdiendo en su camino su sentido unidireccional.

En el día Mundial de la Radio, mis recuerdos emocionados a la radio de antes, y mi optimismo e ilusión por la radio del futuro, la radio de todos y de cada uno: tu radio.